Insomnio

Insomnio

La vida moderna nos demanda, cada vez más, un ritmo de vida que nos exige más capacidad de adaptación, aprendizaje, control, dinamismo, atención…capacidades que no pueden llevarse a cabo correctamente sin un buen descanso y un sueño reparador.

Más del 70% de los casos de insomnio tienen causas psicofisiológicas, es decir, son resultado de la mezcla de tensión diaria y unos hábitos de sueño erróneos. En ocasiones, aparecen como efecto de otras enfermedades y otras, constituyen factores de riesgo que favorecen la aparición de otras patologías.

Independientemente del origen, lo que está claro es que los problemas en el sueño y las dificultades para dormir tienen serias implicaciones en la vida diaria: agotamiento físico, bajo rendimiento, sueño diurno, irritabilidad, dificultad para cumplir con las obligaciones profesionales, familiares o sociales…

El tratamiento debe ser, por tanto, siempre individualizado y orientado hacia su causa primaria. Se fundamentará en:

  • Revisión y reformulación de la higiene del sueño.
  • Aplicación de técnicas comportamentales.
  • Reducción de fuentes de estrés.
  • Intervención sobre aquellos problemas (depresión, ansiedad…) que podrían estar relacionados con el insomnio.